Muchas veces cometemos el error de creer que una idea fantástica ya es una garantía de éxito y no hay nada más alejado a la realidad.


La razón por la cual la mayoría de los emprendedores fracasan es porque no se preparan para serlo.

No se pretende que hagamos todas las carreras universitarias relacionadas al emprendimiento que queremos establecer, pero si debemos hacer uso de recursos como textos, talleres, cursos y todo lo que nos ayude a prepararnos para la planificación, puesta en marcha y gestión del negocio.

Una herramienta que es sumamente útil para iniciar y evaluar nuestra idea-negocio, es el modelo de negocios, y uno de los más utilizados es el modelo Canvas.

¿Pero qué es un Modelo de Negocios?

Un modelo de negocios es un mapa, un esquema, un diagrama, en el que vamos a plasmar y describir los elementos fundamentales de cómo nuestro emprendimiento, nuestra empresa, va a diseñar, crear, desarrollar y apropiar valor.

Este nos permite visualizar los aspectos vitales del negocio para la planeación estratégica subsiguiente.

Es un croquis, un lienzo o un plano general de tu proyecto que te permite definir la estrategia empresarial.

El modelo de Negocios Canvas

El modelo de negocios CANVAS fue creado por Alexander Osterwalder como una alternativa que fuese real, práctica y no aburrida para agregar valor a las ideas de negocio que surgen a cada instante.

Esta metodología consiste en ir desarrollando los 9 módulos que la componen y que son los siguientes:

1. Segmento de clientes

Una empresa no nace (aunque a veces sucede) para dar gusto a su propietario sino para satisfacer una necesidad del mercado. Esa necesidad que tienen los clientes de terminado producto o servicio. Sin embargo muchos creemos que nuestra idea es tan “cool”, tan “guay” que todos la van a comprar y nos irá buenísimo. Creemos que el cliente piensa como nosotros y eso es un error fatal.

Tenemos pues que estudiar ese mercado, los clientes potenciales, sus características, necesidades específicas, sus gustos y preferencias, en fin, caracterizarlos de acuerdo a criterios relacionados a nuestra idea.

Aquí es cuando toca definir quiénes serán nuestros clientes y las necesidades que pretendemos satisfacer. Es ese público al que vamos a presentarle nuestra oferta de productos y servicios. Identificar cuál segmento es el más importante para nuestro negocio y nuestra propuesta de valor.

Esto influirá en nuestra oferta, en los canales de distribución, precios, estrategia de marketing, en realidad en todos los aspectos del negocio, de allí su vital importancia para el mismo.

2. Propuesta de Valor

Es eso que vamos a ofrecer a nuestros clientes. Nuestros productos y servicios, la experiencia única que será ser nuestros clientes.


La propuesta de valor: la experiencia única que será ser nuestros clientes.

Hay que considerar en este punto tres aspectos básicos:

  • Lo que nos define y diferencia de los demás.
  • Qué les ofrecemos, nuestra razón de ser.
  • Qué beneficios les brindamos a cada segmento.

3. Canales

Se refiere a la manera cómo vamos a llegar a esos clientes.

Cómo van a saber que existimos y cuál es nuestra propuesta. Además aquí se define cómo vamos a entregar nuestros productos y servicios a cada segmento de clientes de nuestro negocio, si se entregará a través de distribuidores, directamente, en tiendas de retail o en línea.

4. Relación con los clientes

Tenemos que tener claro cómo vamos a relacionarnos con cada segmento de clientes, de acuerdo a sus necesidades y con criterio en la calidad del servicio. Cómo atenderemos sus solicitudes, necesidades y hasta reclamos. Cuál será el tono de voz de nuestra marca en este sentido.

5. Fuentes de Ingresos

En este módulo pasamos a definir los flujos de ingresos que generará nuestra empresa mensual, semanal o diariamente desde los distintos segmentos de clientes y por cada uno de los productos o servicios ofrecidos y su precio, así como el precio al que los segmentos de clientes están dispuestos a adquirirlos. Todo debe estar estrictamente ligado a nuestra propuesta de valor.

Esta información nos permite tomar decisiones sobre la rentabilidad del negocio.

6. Recursos Clave

Para toda empresa se requieren muchos recursos de distinta naturaleza. Aquí establecemos aquellos activos necesarios para realizar las actividades clave del negocio. Comprende la maquinaria, equipos, tecnología, talento humano, te permite conocer la inversión necesaria para contar con ellos.

7. Actividades Claves

Son las actividades que van a permitir llevar la propuesta de valor al cliente, relacionarnos con él y generar los ingresos de la empresa.

Qué procesos debemos ejecutar para ofrecerla, elaborarla y entregarla.

8. Socios Clave

Son los agentes necesarios para desarrollar la empresa, aliados comerciales, proveedores, inversionistas, entre otros. Aquí se plasman todas aquellas alianzas que vamos a necesitar hacer para que tenga éxito el negocio.

9. Estructura de Gastos

Esto incluye todos los costos en los que incurrirá la empresa para la generación de la oferta una vez definidas las actividades, recursos y los socios clave.

Este módulo te permite conocer el costo del producto o servicio que vas a ofrecer.

Debes identificar y cuantificar todos los costos asociados a tu emprendimiento, diferenciando los gastos y costos, así como los costos fijos y los costos variables. Esto permite establecer proyecciones reales, en conjunto con las fuentes de ingresos puedes conocer el punto de equilibrio, los niveles de ventas que debes generar para alcanzar utilidades y el retorno de la inversión, entre otros aspectos importantes.

Yuri Alexander.

Lecturas recomendadas

Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative
Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual
4.0 Internacional
.