Psicología del emprendedor

La educación y la sociedad tiene influencia significativa sobre la formación de una mente emprendedora. Y en esto tienen que ver todos los procesos de formación a los que está sometida una persona desde el momento de nacer: la familia, la escuela, el grupo de amigos, la universidad, el club, la religión de salir de la zona de confort que tanto atrapa.

Debemos romper la barrera de la zona de confort, ya que implica enfrentarnos ante situaciones y escenarios en los que deberemos desplegar nuevas formas de acción y operar en nuestro entorno, de cara a alcanzar los objetivos que perseguimos, es el lugar donde la comodidad y la seguridad aparentes mantienen cautivo a nuestro espíritu emprendedor. No es un espacio amplio sino un hueco pequeño donde nuestros sueños y capacidades se acurrucan, resguardándose de la nada y dejando escapar múltiples oportunidades de emprender, crecer y prosperar.

¿Qué es ser un emprendedor o emprendedora?

Ser un emprendedor o emprendedora es aquella PERSONA que identifica una OPORTUNIDAD y organiza los RECURSOS necesarios para ponerla en marcha teniendo la motivación, el impulso, la habilidad de movilizarse y la pasión por el objetivo que se persigue.

A su vez debe confiar en sus ideas, tener una capacidad de convocatoria y de convicción y debe sobre todo, saber que la Acción Emprendedora, es una acción innovadora que se da a través de un sistema organizado de relaciones interpersonales con la combinación de recursos y se orienta al logro de un determinado fin; que es la CREACIÓN DE ALGO NUEVO.

El emprendedor es un líder, debido a que ve oportunidades donde otros no ven nada asume un compromiso y logra reconocimiento al declararse responsable de resolver todas las situaciones que se le presentan y reúne gente que tenga un interés similar.

Puedo decirles entonces que, emprender significa comenzar, explorar, tomar riesgos, pero todo esto sólo puede darse en un contexto de libertad, ya que esta nos permite no limitarnos y así podemos darle vuelo a la creatividad y podemos aprovechar las oportunidades que se presentan.

Emprender es crear desde cero, algo donde no había nada; implica salir hacia lo desconocido y enfrentar nuevos desafíos inéditos. Precisamente por eso, la zona de confort funciona como un ancla que tira nuestros sueños hacia abajo.

Emprender, como cualquier otra conducta humana, es multidimensional, es decir depende de varios aspectos, de los que cabe destacar los cuatro siguientes:

  • El contexto - en el que se mueve la persona, como la sociedad, la cultura, la educación recibida, etc.,
  • Las capacidades que posee - como la inteligencia, la creatividad y otras aptitudes, aptitud es el talento, la habilidad o la destreza que se tiene para algo.
  • Las actitudes ante la vida - actitud se refiere al temperamento de una persona frente a ciertas situaciones
  • Sus características de personalidad.

Por otra parte, es importante realizar un proceso de auto-conocimiento y entrenamiento de habilidades humanas, esto es vital para un buen desarrollo personal de bienestar y como consecuencia de un buen emprendimiento.

Cualquier emprendimiento que desees llevar a cabo requiere de paciencia, mucha tolerancia a la frustración y mucha perseverancia; así como también, vivir en el esquema de prueba y error, abandonar toda expectativa y entender que este es un proceso de aprendizaje.

Aunado a esto, se deberá abandonar toda presión social que aun cuando no lo creamos puede ser causa de que no nos decidamos a emprender porque es común que amigos y familiares pregunten reiteradamente cómo va el negocio, uno quisiera contestarles que de maravilla, que todo ha salido conforme a lo planeado, pero la verdad es que muy pocas veces sale como lo esperado y la maravilla que uno vive, es la de aprender a disfrutar el viaje.

Eurídice González
psicoeuridice.com

Aprende más

Creative Commons License

Esta obra está bajo una licencia de Creative
Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual
4.0 Internacional
.